El inicio de la Feria de Mayo de Córdoba, el último evento festivo de las fiestas del mes de mayo cordobés, arrancó con el Tercer Concurso de Carruajes de Tradición Nuestra Señora de la Salud en los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos, organizado por el Club de Carruajes de Tradición de Córdoba. Desde las 11.30 de la mañana los 22 carruajes participantes se dieron cita en el ancho Paseo de la Ribera, a orillas del Guadalquivir, llamando la atención de los numerosos turistas y visitantes que a esas horas paseaban esta zona del casco histórico de la ciudad, el más amplio de los declarados Patrimonio de la Humanidad en España, concurriendo a los jardines del bello edificio del Alcázar numerosos aficionados y público para presenciar esta exhibición que abre la Feria de Mayo. Fueron faetones, jardineras, tílburys, charretes franceses, duques, coupés, sociables, breaks, milords y park drags los que se exhibieron entre el verdor de árboles y plantas, cerca de las numerosas fuentes de este recinto histórico cordobés, la mitad de ellos fabricados en el último cuarto del siglo XIX, perfectamente conservados, y el resto, anteriores a 1940. Los ejercicios realizados fueron muy aplaudidos, finalizando con un gran carrusel. Destacaron la presencia de una guarnición húngara en el tronco guiado por Mateo Costa, que participó con un sociable; el Peter del Centro Militar de Cría Caballar de Écija, enganchado con seis caballos a la larga, en dominó, con guarnición calesera y guiado por el ‘maestro’ Juan Robles Marchena; María Antonia Torres con un faetón convertible, con el que fue tercera en la Exhibición de Enganches de la Maestranza sevillana; Rafael Castillo con un birlocho o duquesito; Juan Jesús Serrano, llamando la atención con su extraordinario coupé; el Gran Duque, perteneciente a la familia Vilches durante tres generaciones y perfectamente conservado, guiado por Belén Vilches; José María Sanz con el llamativo milord decimonónico con bigoteras azules; el faetón ecijano de Amalio Martín; el park drag de Antonio Carrillo enganchado a la cuarta con llamativa guarnición inglesa; o los diferentes y colosales breaks y los elegantes charretes. La exhibición, a la que asistieron autoridades, ganaderos, cocheros, constructores, restauradores y jinetes, contando con algunos cocheros que se encontraban en el Rocío pero que se desplazaron a la ciudad de la Mezquita para participar en el evento, estuvo perfectamente documentada y animada por Javier Vilches y por Amalio Martín. Posteriormente los participantes acompañaron al estandarte de la Virgen de la Salud, en cuyo honor se celebra la Feria, hasta el recinto ferial de El Arenal.

Tags: