nuevos-trajes-cordoba-ecuestreEl mismo día en que se cumplía el viguésimo aniversario de la firma de las actas fundacionales de la asociación Córdoba Ecuestre, acto que tuvo lugar el 30 de diciembre de 1996, se presentó en las Caballerizas Reales de Córdoba el nuevo uniforme de gala que lucirán los jinetes de la entidad en los espectáculos extraordinarios y en las salidas al extranjero. Los nuevos trajes han sido confeccionados por el diseñador de Hinojosa del Duque (Córdoba) Francisco Tamaral, autor de los que la asociación cordobesa estrenó hace cinco años, precisamente en su actuación en la Escuela Española de Equitación de Viena. En esta ocasión Tamaral -estudioso de la historia del traje, habiendo realizado varios diseños para obras teatrales clásicas, como las que vistieron los actores de Loyola Teatro, de la Universidad Loyola Andalucía, interpretando La dama duende, de Calderón, en noviembre pasado- se ha documentado en el “vestir a la española”, la moda que imperó durante tres siglos en Europa basada en la vestimenta de la Casa de los Austrias en España, inspirada en el emperador Carlos V y su hijo, el monarca Felipe II, trajes en los que predominaba el color negro. Con ello el diseñador cordobés le rinde homenaje, a la vez, a uno de los hechos más puntuales en la historia del caballo, la creación del caballo español en las Caballerizas Reales de Córdoba en la segunda mitad del siglo XVI por orden de Felipe II. Tamaral ha confeccionado los trajes de los jinetes en tejidos brocados en poliéster y elásticos, persiguiendo la amplitud de movimientos de los jinetes en el espectáculo, con adornos amarillo mostaza. Los jinetes visten una mezcla de jubón y ropilla (chaleco que se colocaba encima del jubón), en tejido de brocado, con el característico cuello rígido y abotonado en el delantero con una separación de unos 3 centímetros, con mangas abullonadas. Una de las características de esta vestimenta es el tocado, una gorra plana o parlota, característica de la Edad Moderna, negra, con detalles amarillo mostaza, adornado con una pluma de faisán y el logotipo de Córdoba Ecuestre bordado.

Con estos trajes se ha dotado de una personalidad propia a Córdoba Ecuestre, según su presidente, Rafael Blanco, basada en la historia del caballo andaluz o pura raza española y en la ciudad y el edificio donde nació, las Caballerizas Reales de Córdoba.

Tags: