recurso doma

La situación por la que están pasando las competiciones deportivas hípicas son un reflejo de la situación social, con una disminución importante de los apoyos económicos que reciben los comités organizadores de los diversos clubs o asociaciones, con la anulación de concursos, algunos de ellos clásicos en el panorama competitivo nacional, que incluso está afectando al actual calendario nacional de la Real Federación Hípica Española, que no solo contiene un menor número de eventos deportivos sino que algunos, antes de comenzar el año 2013, ya se encuentran anulados, y en algunas disciplinas, como en saltos con ponis, el calendario nacional no refleja ninguna competición hasta ahora, a pesar de que se aprobó hace casi dos meses, a la espera de las solicitudes de los organizadores que no deben tardar en llegar.

La disminución del número de patrocinadores y de la cuantía económica de los que siguen apoyando la competición hípica, los presupuestos restrictivos de la Federación Española -acordes con la actual situación– y los gastos que suponen organizar cualquier concurso tanto nacional como territorial -jueces, boxes y premios, estipulados por la Federación Hípica–, tienen como efecto que el panorama deportivo ecuestre en España no sea tan boyante como hace años, salvo la celebración del reciente Madrid Horse Week, una apuesta importante a nivel internacional que ha contado con el apoyo del Banco de Sabadell y que ha puesto de manifiesto la viabilidad de las competiciones hípicas y los beneficios para los patrocinadores.

La situación en Córdoba es inversamente proporcional a la realidad económica. La capital y la provincia están sufriendo la crisis intensamente, pero el nivel de calidad en cuanto a ganaderías y jinetes es de los más importantes de España. A esto, añádase que los comités organizadores de los clubs y asociaciones cordobesas tienen las mismas dificultades que los demás y que la situación de la Federación Andaluza de Hípica no ayuda ni económica ni institucionalmente a mejorar el panorama, pues lleva un año sin celebrar las elecciones reglamentarias. Pese a todo, estos comités están luchando para celebrar los eventos de años anteriores y asentarlos en el calendario federativo. Solo cuentan con los ingresos por inscripción, el alquiler de los boxes y lo que puedan aportar los patrocinadores, recayendo la mayor parte del esfuerzo económico sobre dichos comités.

Córdoba y provincia mantienen eventos tan importantes a nivel nacional como el Raid Hípico Valle del Guadiato, en enero en Fuente Obejuna, organizado por el Club Deportivo Hípica Melaria; el raid de Alcolea, en marzo, concurso tradicional de Alcolea Ecuestre, memorial Klux Klux; el Club Hípico afianza su segundo concurso nacional de doma vaquera Ciudad de Córdoba en abril; en mayo, el Centro Hípico la Herradura de Palma del Río celebra su nacional de raid una estrella; en junio tendrá lugar el concurso nacional B de vaquera Ciudad de Pozoblanco, bajo el auspicio de Club Hípico Círculo del Caballo; y se cerrará el año, a nivel nacional, con el concurso nacional de vaquera A organizado por la asociación Córdoba Ecuestre los en septiembre, finalizando con el Ciudad de Córdoba de saltos, uno de los más antiguos de España, el mismo mes.

Respecto a los campeonatos andaluces, tanto el Club Hípico, el Centro Ecuestre La Loma y la Liga Interprovincial de Enganches Córdoba-Jaén-Granada dependen. Además, que se solucione la situación atípica de la Federación Andaluza de Hípica para poder solicitar concursos y pruebas.

Los clubs y asociaciones cordobesas están realizando un gran esfuerzo pero siguen manteniendo todos los eventos a nivel nacional y luchando contra la situación de crisis.