Éxito de la exhibición de enganches de tradición y la cabalgata de la Virgen de la Salud

El comienzo de la Feria en honor a la Virgen de la Salud, la Feria de Córdoba, fue original en el planteamiento que mostraron catorce asociaciones, de las más importantes de la ciudad, que llevan varios años trabajando por conseguir una celebración con personalidad, abierta a todos y que sea acogedora y agradable. La Primera Exhibición de Enganches de Tradición, organizada por el Club de Carruajes de Tradición de Córdoba y comentada por Javier Vilches, fue un acto sorpresa, llamativo y admirado por todos los que asistieron a los Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos. Los enganches participantes mostraron con elegancia la diversidad y riqueza que esta disciplina posee y fueron reconocidos no solo por los visitantes y cordobeses que se encontraron en el Alcázar, sino durante todo el recorrido por la ciudad y, principalmente, en la emocionante entrada en el Real. El trabajo que supuso enganchar en Córdoba a cocheros venidos de Cartagena, Lorca, Madrid, Sevilla y otras ciudades importantes; el viaje, el complicado transporte, la preparación de los enganches, de los coches y el gusto que tuvieron en vestir para participar en la exhibición se vio recompensado por el agradecimiento de los cordobeses.  La
ceremonia religiosa que tuvo lugar en la explanada de la ermita de la Virgen de la Salud, oficiada por el canónigo Fernando Cruz Conde, también fue emotiva. Asistieron miembros de la Protohermandad de la Virgen de la Salud de Córdoba y numerosos fieles, además de amazonas, jinetes y cocheros. Tras la ceremonia, se puso en marcha una comitiva colorista, llamativa pero con la discreción que debe poseer, conformada por unos sesentas amazonas y jinetes a la vaquera, con dos miembros de la Policía Local a caballo, que precedía al landó que posee el Ayuntamiento de Córdoba y que perteneció, se dice, al segundo Califa del Toreo, Rafael Guerra Bejarano ‘Guerrita’, guiado por el máximo responsable de la Asociación del Servicio Público de Coches de Caballos de la ciudad, Rafael García Aguilar, que llevaba a las camareras de la Virgen de la Salud, que portaban el estandarte de la Protohermandad. Más de medio centenar de vistosos y elegantes enganches escoltaron al emblema mariano por las principales calles de Córdoba –Vallellanos, La Victoria, Ronda de Tejares, Plaza de Colón, Vial Norte, Plaza de la Tres Culturas, Mozárabes, República Argentina, Vallellano y Corregidor–, hasta llegar a La Ribera y entrar al Real por el puente de Miraflores. Durante todo el recorrido, la cabalgata levantó la admiración y expectación de las personas, y su entrada en el recinto de la Feria congregó a gran multitud de mujeres, hombres y niños que se encontraban en el recinto de El Arenal, hasta que llegaron a la caseta municipal, donde fueron recibidos por el alcalde de la Ciudad, José Antonio Nieto, el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, y varios ediles. Una original manera de comenzar una feria en la que se está debatiendo su personalidad, y en la que caballos y enganches cobran un gran protagonismo para realzarla. Numerosas personas esperan que solo sea el principio de lo que  puede ser el nuevo comienzo de la Feria de la Salud de Córdoba.

Texto: Antonio T. Pineda – Fotos: Ramón Azañón Agüera