Yeguada Hermanos Camacho Benítez

¿Qué es lo que hace a un caballo competitivo y estar en la élite?

Es una pregunta de difícil respuesta. Posiblemente casi nadie tenga la fórmula. Pero sí que hay personas que saben el caballo que quieren y que encuentran los medios para conseguirlo. Saber elegir los sementales e integrarlos en el entorno idóneo es algo tan básico que puede pasar desapercibido en alguna yeguadas. Aunque donde  no pasa desapercibido es en la Sierra de Cabra, en la finca Cueva de la Torca. En este idílico lugar, entre valles y sierras se crían posiblemente los mejores caballos de España de doma clásica, los ‘Camacho Benítez’. Es la única yeguada de caballos de pura raza española que ha tenido cinco ejemplares al mismo tiempo, cinco hermanos, compitiendo en Gran Premio. Cinco caballos con nombres de plantas y flores. Nombres bellos y delicados, en latín. Pero caballos fuertes, con hueso, buenos cascos, carácter, delgados, con magníficos tendones y un gran aparato locomotor. Caballos españoles, principalmente de capa torda, aunque algunos castaños. Caballos en los que prima la funcionalidad más que la belleza. Ejemplares criados para la doma clásica, para el Gran Premio y deseados por todos los jinetes. Uno de los caballos que lleva este hierro, ‘GNidium II’, propiedad de la prieguense Yeguada De Azores Alborazor y base de la misma, ha sido dos veces campeón de España absoluto de doma clásica y miembro del equipo español que tan brillante actuación tuvo en los Juegos Ecuestres Mundiales de Kentucky 2010. Los caballos españoles de los hermanos Camacho Benítez posee aires delicados para la doma clásica como una flor, corazón de atleta y carácter de campeones.