Cortijo Ventura, caballos cruzados para las disciplinas camperas

Todavía existen sueños de ganaderos que pretenden crear una yeguada partiendo de la base, ese fundamento que pasa desapercibido, las yeguas. Esto ocurre con Cortijo Ventura, una ganadería de caballos cruzados que está a punto consolidar la base y conseguir, dentro de pocos años, unos animales versátiles en los trabajos de campo, con reses bravas, en acoso y derribo, para rejoneo, correr liebres, doma vaquera o participar en romerías y ferias. Cortijo Ventura se encuentra en el parque natural de la Ctra. Posadas-Villaviciosa, en Córdoba, y es propiedad del cordobés Laureano Roldán, que desde pequeño se sintió atraído en la campiña de Puente Genil por los caballos, especialmente por los cruzados de su abuelo Laureano Aguilar, ganadero y agricultor, con los que comenzó a correr liebres. Esta afición fue “in crescendo”, llegando a poseer ejemplares de alto nivel que compitieron en campeonatos de España. Llegó a realizar cruces con angloárabes y yeguas de sangre caliente belga, aunque esta línea fue abandonada por fallecimiento de las yeguas. Pero las ganas de continuar con caballos de campo le hicieron cruzar un semental de Javier Buendía, ‘Girasol’, con una yegua de Antonio Moura, obteniendo ‘Remate JB’, un caballo que ha sido fundamental en este importante experimento genético, y que castrado desde hace unas semanas, compite con éxito de manos del director técnico de Cortijo Ventura, el vaquero cordobés Juan Gómez, campeón de Andalucía con la yegua ‘Feria’ y medallista en campeonatos de España de la disciplina. Al día de hoy, el binomio Gómez/’Remate JB’ ha conseguido clasificarse en tercer lugar en el nacional Ciudad de Córdoba y en Albacete, estando a la espera de su tercera salida para clasificarse para la final del Campeonato de España que se celebrará en Córdoba. Un encuentro con una de las personas más entendidas en yeguadas, el teniente coronel del Centro Militar de Cría Caballar de Écija, Juan Manuel López, lo iluminó para convertirse en un nuevo alquimista. Juan Manuel López le aconsejó que lo primordial para una ganadería son las yeguas. De esta manera, Roldán seleccionó de 50 yeguas antiguas de Campo Bajo –ganadería de su pariente Enrique Muñoz, de Campo Bajo, en Cerro Muriano, Córdoba–, de procedencia Yeguada Militar y Hierro del Bocado, las más idóneas, cubriéndolas con ‘Remate JB’, para conseguir yeguas nuevas, la base de su ganadería. Con esta yeguas nuevas, que será cubiertas con los sementales que se consideren idóneos, de manera natural o por inseminación, irán naciendo los nuevos caballos ‘cortijoventura’. Tardarán unos tres años en probarse, pues las yeguas están a punto de nacer. Yeguas que serán todas montadas para valorarlas como madres. Laureano Roldán, que no piensa comercializar ninguno de sus productos hasta que no estén comprobados, desea conseguir ejemplares fuertes, robustos, bellos, con corazón y nobleza, Caballos para el rejoneo, faenas camperas, correderos de liebres, acoso y derribo, cuadrilongos, ferias y romerías. Caballos de campo con el sueño de un nuevo alquimista.

TEXTO: ANTONIO T. PINEDA – FOTOS: RAMÓN AZAÑÓN