Diego Peña con 'Mandarino' en el pasado Campeonato de España de Doma Vaquera 2015. Foto: Ramón Azañón

Diego Peña con ‘Mandarino’ en el pasado Campeonato de España de Doma Vaquera 2015. Foto: Ramón Azañón

Parece que el invierno ha terminado para la vaquera y algunos caballos comienzan a despertar, aunque no todos. Entre los recién llegados a los cuadrilongos para ser juzgados se encuentra el actual campeón de España, ‘Mandarino’, que, aunque todavía no se encuentra “fino”, fue valorado por el jurado comandado por el omnipresente Manuel Baena junto a Andrés Gómez y Juan José Torrescusa, contando con José Manuel Jurado como representante de la española, como el vencedor. En la pista hípica La Fuentecilla de la población onubense y organizado por el Club Deportivo Hípico Cultural del Andévalo, que lo hizo muy bien, se dieron cita en la arena 18 binomios. La victoria, como era de esperar, fue para el actual binomio campeón de España, ‘Mandarino’ y Diego Peña. Los jueces lo miraron como que son los actuales medalla de oro nacional y le otorgaron una nota media final de 280,17, “deslumbrando” especialmente a Torrescusa. La segunda posición fue para el jinete local José María Cruz Márquez, que compitió con ‘Dhul Fagar’, pero a distancia de Peña, con una puntuación de 270,33. Torrescusa lo puntuó segundo, pero para Baena el puebleño fue solo sexto. Será verdad eso de que los caballos trabajan mejor de un costado que de otro, por supuesto diferente a cuando lo hacen de frente. El tercer lugar lo consiguió Francisco Díaz, con ‘Heno Fo 21,50%’ con una media de 269,83, cuasi rozando el segundo cajón del podio puebleño.

Peña, con otro de los “triunfadores” durante el periodo “invernal”, ‘Cofrade’, fue cuarto, con una nota final de 269, 33 –que por azar no fue segundo también–. Aunque parece que los jueces están en un perenne invierno, “adormecidos”. Para Francisco Javier Barba Pérez el onubense, con ‘Capitán’, fue sexto en la general, pero para Torrescusa –que la semana anterior juzgó a Francisco Antonio Arcos con ‘Marlon’ primero en Umbrete, que en la general fue cuarto– lo consideró como tercero, mientras que para Baena fue decimocuarto. En fin, cosas de la vaquera. Carmona está a menos de un mes. Córdoba no está tan “lejana y sola”. Los caballos que aspiran, en teoría, a ganar una medalla en Córdoba deben “despertar”, y los jueces deben dejar el perpetuo invierno y comenzar a “afinar”. La vaquera se lo merece todo. Los aficionados, más.

Tags: